La Orden inaugura en Las Palmas de Gran Canaria una residencia para personas con problemas de salud mental

Al acto de inauguración han acudido el presidente del Cabildo, el director general de centros de la Orden y el Superior Provincial de San Juan de Dios en España. Más imágenes en Flickr.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios ha inaugurado la residencia para la atención de personas dependientes por patologías de salud mental, ubicada en la urbanización Zurbarán de Tafira. Al acto han acudido el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales; la consejera de Política Social y Accesiblidad, Isabel Mena; el Gerente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IASS), Jorge Ramos; el Obispo de la Diócesis de Canarias, José Mazuelos; el director general de centros de la Orden, Juan José Afonso; y el Superior Provincial de San Juan de Dios en España, el hermano Amador Fernández.

A partir de ahora, este centro, dotado de 1.440 metros cuadrados y que fue cedido por el Obispado de Canarias para este uso, recibirá a 60 usuarios dependientes por problemas de salud mental en régimen residencial, plazas que el IASS subvencionará a través de los fondos del convenio de la dependencia en la isla suscrito con el Gobierno de Canarias.

El acto de inauguración ha consistido en una visita a las renovadas instalaciones, que se dividen en cuatro plantas y un semisótano. Cada una de ellas cuenta con siete dormitorios dobles y adaptados para personas con movilidad reducida y uno individual. La planta baja dispone de recepción, salas de estar, despachos, cuatro aseos adaptados, salas de consulta y enfermería, salas de talleres, sala de reuniones, cocina y comedor, entre otras dependencias.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, ha destacado en sus palabras para la apertura “la incuestionable labor social que viene haciendo la Orden en Gran Canaria desde su llegada en 1947, lo que la hizo merecedora del Roque Nublo de Plata en 2015” y se mostró orgulloso de la aportación de más de un millón de euros de por parte de Presidencia de la institución insular para la rehabilitación del edificio, y de la “colaboración entre diversas instituciones que ha permitido abrir un nuevo centro que triplica la oferta de plazas para personas con problemas de salud mental en Gran Canaria”.

La puesta en marcha de este nuevo centro de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en la isla se produce gracias a la colaboración de diferentes entidades e instituciones que lo han hecho posible, ante la necesidad de ofrecer un recurso que asista a estas personas y sus familias. A este respecto, el gerente de los centros San Juan de Dios en Las Palmas de Gran Canaria, Lorenzo Esma, ha explicado que “sin el compromiso del Cabildo con la realidad que viven nuestros usuarios, hoy sería imposible estar inaugurando este edificio, destinado a un fin tan necesario como es el de la integración y la atención de personas dependientes con problemas de salud mental. Pero también hubiera sido imposible hacerlo sin la generosidad del Obispado de Canarias, que tuvo a bien poner a disposición de los grancanarios este edificio, antiguo seminario, así como de la sociedad en general, que se ha volcado en nuestra cuestación solidaria anual, cuyos fondos también han venido a parar a estas instalaciones. Gracias a todos ellos por ayudarnos a que estas personas y sus familias tengan un recurso a la altura de sus necesidades”.

Por su parte, el hermano Superior Provincial de San Juan de Dios en España, Amador Fernández, ha querido poner en valor que “La Orden Hospitalaria está comprometida desde sus orígenes con el ámbito de la salud mental, ofreciendo un modelo de atención integral centrada en la persona, con propuestas innovadoras y con especial atención a las personas más vulnerables”.

La persona, en el centro de la atención

Desde la cesión del edificio por parte del Obispado de Canarias, la Orden ha acometido trabajos de rehabilitación y mejora gracias a la financiación del Cabildo insular, fondos propios y donaciones de la sociedad. Estas mejoras han sido diseñadas teniendo en cuenta las necesidades de los futuros usuarios, haciendo que los espacios fueran amplios, accesibles y adaptados a personas con movilidad reducida.

Lorenzo Esma ha subrayado que el modelo de atención propio de San Juan de Dios consiste en acercarse a la persona, situándola en el centro de la asistencia. “En la Orden, la trayectoria en la atención a personas vulnerables es tan amplia que se remonta a hace casi cinco siglos. La esencia de la atención integral e integradora nos viene de ahí, pero, además, hemos ido incorporando, con los tiempos, todos los avances en la asistencia y los tratamientos para nuestros usuarios, de manera que podemos garantizar que estas paredes serán un hogar para ellos, pero también un lugar para su estimulación, su autonomía y su realización”.

La experiencia de la Orden en Las Palmas en atención a la salud mental se remonta a 2004, cuando incorporó su residencia para adultos a la Ciudad de El Lasso. Desde entonces, los programas asistenciales y la promoción de la integración de estas personas en la sociedad han formado parte del enfoque holístico que caracteriza cualquiera de sus actuaciones.

Entre la Ciudad San Juan de Dios y esta nueva residencia, la Orden Hospitalaria ofrece ya en Gran Canaria 90 plazas para personas con problemas de salud mental.